martes, 21 de junio de 2011

El gran pulmón verde de Trujillo

Breve historia del Jardín Botánico

Por: Mario Abraham Vargas Barreto
Entrevista por: Dennis Mendoza Azabache.

1993. Pobladores de la Urbanización La Merced se organizaron y emprendieron a convertir una zona de desmonte y desecho de 25 513 metros cuadrados, ubicado entre la avenida América Sur y la avenida Húsares de Junín. Se reporta que el grupo iniciador estaba conformado por madres de familia y jóvenes mujeres que integraban ese comité. Ellas comenzaron una campaña de limpieza, el momento del cambio había llegado. Esta área se bautizó con el nombre de Parque de la Cultura.

Se comenzaron las primeras plantaciones de árboles de tipa, molle serrano, casuarinas, poncianas, eucalipto costeño, algarrobo, ficus, cinamomo, cardenales, higuerones, entre otros. El suelo ácido con el que contaba este terreno fue la segunda barrera después de la limpieza. Producto del tipo de uso que se le había dado durante años a esta área el suelo no era fértil ni beneficioso para las raíces profundas de estos primeros árboles. Sin embargo, la pasión y el interés de este grupo de mujeres las conllevó a preparar el suelo y no darse por vencidas.

Pasaron los años y el Parque de la Cultura no hacía honor a su nombre debido a que los grandes árboles comenzaron a ser refugio para la delincuencia y la deshonestidad. Dentro de la Merced se comenzaba a escuchar un nuevo nombre: “Parque de la Cultura del Robo”. La municipalidad  y la policía tomaron parte en la solución de este problema debido al reclamo de los vecinos. Rejas y luz fueron la solución.

Pasaba el tiempo y se comenzaron a incorporar otras instituciones interesadas en la causa. Año a año se fueron plantando distintos tipos de plantas. Actualmente cuenta con cerca de 200 especies distintas que vienen desde plantas medicinales, cactus, árboles grandes, entre otros.

El 23 de julio de 2003 los vecinos gestionaron ante la Municipalidad Provincial de Trujillo el cambio de nombre de Parque de la Cultura a Jardín Botánico. Aceptando este nuevo nombramiento vino consigo de la mano el llamarlo también “Pulmón Verde de Trujillo”.

En el 2007 se intentó construir una biblioteca en esta zona, el comité de mujeres y todos los vecinos hicieron presente su desacuerdo.  Gracias a la gestión y a la manifestación se logró que Trujillo siga respirando gracias al Jardín Botánico.

Ahora consideramos a este espacio más que un Jardín Botánico, entre palomas, pavos reales, loros, conejos, tortugas, pececillos y gansos demuestran el claro complemento entre la flora y la fauna. A diario, de lunes a domingo, de nueve de la mañana a seis de la tarde el jardín Botánico se ha convertido en un lugar de esparcimiento, un área de descanso, un ambiente de inspiración a los alumnos de Bellas Artes, un centro de entrenamiento de Taichí, un espacio de oración y meditación.







Jardín Botánico...pulmón verde

No hay comentarios:

Publicar un comentario